domingo, 17 de noviembre de 2019

¡La Tierra en peligro! ¿Destino? Marte

Parece que, poco a poco, parte de la comunidad científica va admitiendo que la vida en la Tierra depende más de lo que se creía de acontecimientos extraterrestres que están fuera de nuestro control.

Dr. Weronika Sliwa.
Foto: Mieszkaniec
En el pasado mes de octubre de 2019, la prensa se vió sorprendida por las declaraciones públicas que hizo la Dra. Weronika Sliwa, del Planetario del Centro Científico Copérnico en Varsovia (Polonia), en las que aseguraba que es necesario que la humanidad mude de planeta ante graves fenómenos en el espacio que ponen en riesgo nuestra existencia y la de la Tierra..

"No es bueno que las personas solo vivan en un planeta. Hay un dicho que dice que no se ponen todos los huevos en una sola canasta. Nuestro planeta está en peligro de sufrir varias catástrofes cósmicas y fenómenos que podrían aparecer inesperadamente en su superficie. Sería mejor si la humanidad, poco a poco, comienza a pensar en asentarse en otros cuerpos celestes del Sistema Solar y, tal vez más tarde, moverse más lejos. No es bueno que los humanos vivan en un solo planeta”, sostuvo Weronika Śliwa a la agencia de noticias polaca Polishe Press (PAP).

Asimismo, agregó que Marte debería ser la dirección natural de expansión para la humanidad, porque este planeta es muy similar a la Tierra. "Si enviamos personas allí, tenemos que correr riesgos. En primer lugar, el éxito de tal misión estaría lejos del 100 por ciento; la tripulación podría morir. El segundo riesgo es un costo enorme; simplemente costará mucho más de lo que cualquier gobierno quisiera sacrificar ahora", dijo la astrónoma. 
La NASA tiene la orden presidencial de poner humanos en Marte para el año 2030.
Más allá de esos riesgos, recordó que las misiones marcianas no tripuladas fueron generalmente exitosas. "El hombre puede hacer frente a situaciones impredecibles que tienen lugar en misiones no tripuladas. Puede reaccionar adecuadamente para que la misión continúe. Aunque al mismo tiempo requiere instalaciones especiales, como el suministro de aire, que las misiones no tripuladas no requieren".

Esta no es la primera vez que una personalidad científica reconoce que la Tierra pasa por catástrofes que amenazan su existencia. En su día, publicamos la entrevista que se le hizo a la geóloga planetaria de la NASA, Adriana Ocampo, que respondió a la pregunta de que si veía posible o probable que volviera a caer un asteroide tan enorme como el que acabó con los dinosaurios: 
"Nosotros no hablamos de si puede volver a caer, sino de cuándo. Hay una certeza, aunque puede ser dentro de millones de años. Hasta ahora, ha habido cinco extinciones masivas en nuestro planeta...".

 Parece que ese peligro extraterrestre recurrente que nos amenaza puede estar bastante más cerca en el tiempo que dentro de millones de años, como indica el hecho que el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, anunció en febrero de 2019 que la agencia espacial estadounidense tiene la intención de realizar una expedición a Marte para mediados de 2030. 

martes, 5 de noviembre de 2019

Una extraña noticia astronómica

A finales del pasado septiembre 2019 saltó a los medios de comunicación la noticia de que un equipo internacional de astrónomos, liderados por el español Juan Carlos Morales, había descubierto [1] un exoplaneta que desafía el modelo estándar, admitido hoy en día, de cómo se forman los planetas alrededor de una estrella.

El planeta descubierto, GJ 3512b, orbita alrededor de la estrella GJ 3512, una enana roja de tipo M  con un tamaño la quinta parte del Sol situada a unos 31 años-luz de nosotros. El problema es que este planeta GJ 3512b tiene una masa mínima 0,46 Mj (Mj=Masa Júpiter), mientras que su estrella anfitriona solo tiene una masa 250 veces mayor. Es decir, GJ 3512b es demasiado grande para orbitar una estrella enana M del tamaño de GJ 3512.

Ilustración del planeta GJ 3512b. Crédito: CARMENES/RenderArea/J. Bollaín/C. Gallego
"Orbitando ese tipo de estrellas, solo debería haber planetas del tamaño de la Tierra o en cierto modo más masivas que las supertierras", dijo Christoph Mordasini, coautor del estudio.

La existencia de GJ 3512b pone en tela de juicio el modelo de disco de acrecimiento, que se utiliza para explicar cómo se forman los planetas en nuestro Sistema Solar. El modelo es ampliamente aceptado por los científicos para explicar cómo se formaron planetas como la Tierra.
Fuente: Cnet 
PRECEDENTE OLVIDADO
Cualquiera que haya leído esta noticia, que ha tenido un gran difusión mediática, podría pensar que esta ha sido la primera vez que se ha descubierto un planeta gigante que pone en cuestión la principal teoría de formación planetaria...¡pero no es así!

En el año 2004 se descubrió el planeta gigante, 2M1207b, que orbitaba a la estrella enana 2M1207 de tipo M también. 2M1207b tiene una masa media de 5Mj mientras que su estrella solo es 25 veces mayor que Júpiter, lo que hace que la relación masa estrella\masa planeta sea de ¡sólo 5 veces mayor!, en vez de 250 veces como en el caso de la estrella GJ 3512.

A pesar de que este es un caso más extremo que el del planeta GJ 3512b, recién descubierto, que cuestionaba 15 años antes la teoría de formación planetaria, de que 2M1207b fue el primer planeta extrasolar descubierto alrededor de una estrella enana, no tuvo el revuelo informativo y científico que ha tenido ahora GJ 3512b. Parece que nadie se acuerda de él, a pesar de la notoriedad que tuvo en su día, porque 2M1207b fue el primer planeta extrasolar que fue fotografiado por primera vez [2], a pesar estar a 172 años-luz del Sol.
Fotografía real de 2M1207b (rojo). Crédito: ESO.
EL PLANETA GIGANTE HERCÓLUBUS
Como ya sabemos, V.M. Rabolú describe a Hercólubus como un planeta rojo gigante, 5 o 6 veces mayor que Júpiter, que se acerca periódicamente a la Tierra, provocando grandes catástrofes en ella. Para poder tener esa periodicidad, Hercólubus debería estar asociado a una estrella binaria con el Sol.

Ya hemos visto en este blog que la presencia de una estrella enana, compañera del Sol (Némesis), es la hipótesis que mejor explica, por ahora, las periódicas extinciones masivas de seres vivos que se dan en la Tierra y las anormalidades gravitatorias que hay en nuestro Sistema Solar. Así pues, Hercólubus podría formar parte de un sistema planetario de la estrella Némesis, lo que no es raro en este tipo de estrellas (400 planetas descubiertos hasta ahora).

El principal inconveniente de esta hipótesis, Némesis- Hercólubus, el enorme tamaño de este planeta respecto a su estrella, desaparece ante los descubrimientos de 2M1207b y GJ 3512b que hemos comentado. Otra prueba más de que lo que describe V.M. Rabolú en "Hercólubus o Planeta Rojo", relativo a este planeta, no es una fantasía sin base alguna, como sus detractores pretenden hacer creer.




[1]"A giant exoplanet orbiting a very-low-mass star challenges planet formation models", J. C. Morales et Al. Science  27 Sep 2019: Vol. 365, Issue 6460, pp. 1441-1445.
[2]2M1207b - first image of an exoplanet.  https://www.eso.org/public/images/26a_big-vlt/

martes, 8 de octubre de 2019

Extinción Young Dryas:más pruebas

En una entrada anterior comentábamos la extinción masiva que se produjo hace unos 12.800 años, en la que desapareció la megafauna existente (entre otros seres vivos) de aquella época. Esta extinción se produjo por un dramático cambio climático, una mini edad de hielo conocida como "Período Younger Dryas" ("Dryas Reciente") que duró unos 1.300 años, atribuido al choque de un cuerpo celeste contra la Tierra.
Recientemente, un grupo de científicos encontró un exceso de platino en material sedimentario extraído de depósitos de turba ubicados en Wonderkrater (Limpopo, Sudáfrica) y asegura que demostraría que la Tierra sufrió «un impacto cósmico» hace 12.800 años, según publicaron en la revista científica Palaeontologia Africana [1] el pasado 2 de octubre de 2019.

El platino analizado suele estar presente en meteoritos y correspondería a ese periodo, por lo que el equipo dirigido por Francis Thackeray afirma que el impacto de «un objeto desintegrado lo suficientemente grande» podría propagar ese elemento químico por todo el mundo. En ocasiones anteriores ya se encontraron restos similares en América, Europa y Oriente Medio, pero es la primera vez que se halla una posible evidencia de ese acontecimiento en África.

Mapa que muestra la ubicación de Wonderkrater, en Sudáfrica, en relación con otros 25 sitios del Dryas Reciente donde también se han encontrado anomalías en las concentraciones de platino (puntos naranja).

La importancia de esta extinción Young Dryas estriba en que, al desaparecer la megafauna (mamuts y mastodontes) las poblaciones humanas prehistóricas de aquella época pasaron de repente (en términos geológicos) de ser nómadas cazadoras y recolectoras a sedentarias y agrícolas, sentando las bases de nuestra actual civilización. Otro evento crítico para la humanidad debido a un impacto extraterrestre.

El interés por esta época es muy elevado entre la comunidad científica, como lo muestra los más de 500 artículos publicados sobre este tema en la última década.

Referencia: Mystery Planet

[1]"The Younger Dryas interval at Wonderkrater (South Africa) in the context of a platinum anomaly", Thackeray, J. Francis; Scott, Louis; Pieterse, P. Palaeontologia africana, nº 54, 02/octubre/2019.

martes, 10 de septiembre de 2019

Muerte en Chicxulub. Nuevas pruebas

A lo largo de este blog, hemos sido testigos del largo y difícil camino que ha seguido la hipótesis de la repentina extinción masiva de la fauna del Cretácico (los dinosaurios entre ellos) por el impacto de un meteorito gigantesco, propuesta en 1980 por Walter Álvarez y colaboradores.
Walter Álvarez. Crédito: UC Berkeley

Esto fue revolucionario porque estaba en contra del dogma del "gradualismo" (todo cambio en la Tierra es lento y por causas exclusivamente terrestres) que venía lastrando desde hace siglos a la Geología y la Paleontología, por lo que el rechazo de la comunidad científica fue casi unánime. Solo fue a partir del descubrimiento en 1991 del cráter de impacto de ese meteorito en Chicxulub (Yucatán, México), cuando se empezó a dar crédito a la propuesta de Walter Álvarez. 

Finalmente, en 2010 un comité internacional de 38 expertos confirmaron, en un trabajo publicado en la revista Science, que la extinción del Cretácico de hace 65 millones de años se debió al meteorito de Chicxulub.

Desde entonces, han sido numerosas las nuevas pruebas que respaldan completamente esta teoría. La más reciente se ha publicado en este mes de septiembre de 2019 (1) por un equipo de más de 30 investigadores, liderados por Sean P. S. Gulick de la Universidad de Texas. Este equipo perforó el cráter de Chicxulub obteniendo numerosas muestras geológicas que les permitieron reconstruir el infierno climático producido por el impacto de un gigantesco meteorito.

El conjunto geológico que describen ofrece la mirada más detallada de aquel día e incluye restos de carbón vegetal, rocas y minerales, depositados por el inmenso tsunami que anegó la zona del impacto. Pero los investigadores se muestran aún más interesados en lo que falta: azufre. "Parte de las rocas que hemos estudiado son sedimentos oceánicos que incluyen rocas ricas en azufre como la anhidrita", explica Gulick. Y, sin embargo, no hay rastro de este elemento; una ausencia que apoya la hipótesis de que el impacto del asteroide vaporizó esos minerales ricos en azufre y los liberó en la atmósfera.
Sean Gulik y Joanna Morgan con muestras extraídas en Chicxulub.
Crédito: Universidad de Texas
Catástrofe Climática
Una vez en el aire, el azufre causó estragos en el clima global, la nube bloqueó la radiación solar del planeta y causó un enfriamiento a escala global. Los investigadores estiman que al menos 325.000 millones de toneladas métricas de esta sustancia fueron liberadas en aquel momento. "Modelos climáticos, que habían estimado únicamente 100.000 millones de toneladas de azufre, sugieren una caída global de 25ºC en las temperaturas medias, lo que significa que casi todo el mundo se congeló durante gran parte del año", relata el investigador.

Recreación artística del impacto del meteorito.
Crédito: NASA 
Secuencia Mortal
Los datos obtenidos en las muestras geológicas de la zona cero del cráter de Chicxulub, han permitido al equipo de Sean Gulik  describir con precisión la secuencia de eventos desencadenados en ese fatídico día, cuyas consecuencias superan las previstas inicialmente.

El impacto. Hace 66 millones de años un asteroide de 10 km. de ancho impactó en el mar frente a la actual península de Yucatán (México) con una potencia equivalente a 10.000 millones de bombas tipo Hiroshima. Formó un cráter de 28 km. de profundidad y 180 km de diámetro, que a los pocos minutos había arrojado 25 billones de toneladas métricas de escombros a la atmósfera.

Los tsunamis. Gigantescos maremotos resultantes del impacto se extendieron a través del Golfo de México, destruyendo áreas costeras, arrojando primero escombros hacia el interior y luego absorbiendo todo hacia las profundidades. Las criaturas marinas fueron arrastradas hacia el interior por tsunamis y terremotos, donde se mezclaron y quedaron sepultadas con criaturas terrestres, árboles y animales de río.

Incendios. El asteroide se vaporizó en el impacto y sus componentes se mezclaron con restos de la corteza terrestre. El resultado fue una inmensa acumulación de material incandescente que se elevó en dirección al cielo antes de caer como una montaña de polvo ardiente. Los científicos creen que la atmósfera a 2.500 km alrededor de la zona cero se calentó como resultado de esa tormenta de escombros, provocando gigantescos incendios forestales. Con el tiempo, el material transportado por el aire hacia otras zonas del planeta provocó fuegos masivos en el subcontinente indio.

Azufre. La vaporización de las rocas en el punto del impacto liberó unos 325.000 millones de toneladas métricas de azufre, que modificaron radicalmente el clima del planeta. El azufre se combinó con el agua para formar ácido sulfúrico, que luego cayó como una lluvia ácida, acabando con las hojas de cualquier planta sobreviviente y con los nutrientes del suelo.

Enfriamiento. La nube resultante del azufre y de los incendios ocultó los rayos del Sol, causando un enfriamiento a escala global. Una vez se extinguieron los incendios, la Tierra se sumergió en un período de frío. Las dos cadenas alimentarias esenciales de la Tierra, tanto en el mar como en la tierra, se derrumbaron en ese periodo.

Extinción de seres vivos. Los expertos estiman que en torno a un 75% de todas las especies vivientes se extinguieron como consecuencia del impacto y el cambio climático. Cuando la luz del Sol finalmente consiguió atravesar la nube, los océanos estaban prácticamente vacíos y la Tierra estaba cubierta de cenizas. Las la capa de ceniza y hollín que finalmente recubrió la Tierra indican que los incendios consumieron alrededor del 75% de los bosques del mundo. Entre los pocos supervivientes se encontraban algunos mamíferos que, liberados de la competencia de los dinosaurios, pudieron evolucionar en una amplia variedad de formas.

Meteorito versus Planeta Gigante
Estas enormes catástrofes provocadas en la Tierra por el impacto de un meteorito de 10 km de diámetro serían como una hormiga frente a un elefante, si las comparamos con las que provocaría el acercamiento a nuestro planeta de un astro 66 veces mayor que la Tierra: el supuesto planeta Hercólubus.

Aunque no hubiera un choque físico, el campo gravitatorio de un monstruo de unos 857.000 km de diámetro, cerca de la Tierra, haría estallar en llamas todos los volcanes que arrojarían cantidades inimaginables de polvo, cenizas y azufre a la atmósfera, todas las fallas tectónicas se activarían provocando terremotos de intensidad nunca antes vista hasta ahora, la magnitud de los tsunamis que  se producirían en los océanos haría que el de Chicxulub pareciera una olita en una piscina infantil.

En esta entrada de nuestro blog les recomendamos en su día el visionado de un documental del Canal Historia, "El Fin del Mundo: 3- El Planeta Errante", donde se describe de forma científica los efectos del acercamiento de un planeta gigante a la Tierra...pero de un planeta 17 veces menor que Hercólubus, por lo que los eventos catastróficos que se describen en el documental habría que aumentarlos decenas de veces.

Esperemos que nunca tengamos que verlo.
Fuente consultada: Periódico ABC  (España)


(1) The First Day of the Cenozoic, Sean P.L. Gulik y col. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 9 septiembre 2019.



miércoles, 21 de agosto de 2019

Wikipedia y "Mensajes del Astral": nuevo vídeo HercoBlog

Hemos subido a nuestro canal de YouTube un nuevo vídeo que pone de manifiesto cómo la Wikipedia usa malintencionadamente el libro "Mensajes del Astral", de Hercilio Maes, para desacreditar a "Hercólubus o Planeta Rojo" de VM. Rabolú.

Es una versión en vídeo de la entrada sobre el mismo tema que hemos publicado recientemente en este blog.

Nombre: Mensajes_astral_Hercoblog.mp4
Formato: MP4
Resolución: 1280x720
Duración: 06:15m
Tamaño: 115 MB
Link YouTube: https://youtu.be/R520WL6Aoys 

DESCARGA
SHA-256: 1FAB250A1ACD7177BDA3862D5B146C817451D5786E6CB45A46C5F84A6A0FAB8C

domingo, 28 de julio de 2019

Hercólubus: la Wikipedia vuelve a mentir

Desde este blog hemos demostrado hace tiempo [1] que el artículo que hay en la Wikipedia sobre el planeta Hercólubus, descrito en 1998 por V.M. Rabolú en su libro "Hercólubus o Planeta Rojo", está lleno de mentiras y falsedades con el único propósito de engañar a la opinión pública, para que nadie lea ese libro y pueda formarse una opinión propia sobre el mismo.
En su incomprensible campaña contra el libro "Hercólubus o Planeta Rojo", los autores de este lamentable artículo han añadido un nueva mentira. Está resaltada en amarillo en el siguiente párrafo:
Wikipedia a 27/07/2019. Clic en imagen para agrandar
1956: el médium y abogado brasileño Hercilio Maes (1913-1993) ―quien supuestamente contactaba por vía psicográfica con el extraterrestre Ramatís― nombra a Hercólubus en su obra Mensajes del astral (1956). Allí profetizó que los efectos más catastróficos sobre la Tierra se harían notar en 1999. En las versiones de sus textos posteriores a 2011 no menciona a Hercólubus sino a un «astro intruso».
Esto es completamente falso. En primer lugar, Hercilio Maes fallece en 1993, luego es imposible que cambiara el texto de "Mensajes del Astral" en las ediciones posteriores a 2011 (18 años después de su muerte). 

En segundo lugar, ese libro es la transcripción que hizo Hercilio Maes en 1956 de las enseñanzas recibidas como médium del "espíritu Ramatis", por lo tanto su contenido es el que se le dió en ese momento,  no es algo que Hercilio Maes pudiera cambiar a su conveniencia años más tarde. De hecho, tal como reconoce este artículo de la Wikipedia, el texto de este libro ha permanecido invariable durante 37 años, hasta su fallecimiento en 1993.

En tercer lugar, ya dijimos en su día que cualquiera que leyera alguna de las muchas ediciones en PDF de "Mensajes del Astral", fácilmente encontrables en Internet, podía comprobar que en ninguna de ellas se menciona para nada al planeta Hercólubus, independientemente del año de su publicación. Solo se menciona a un "astro intruso", "planeta purificador", "astro visitante", "astro depurador", "astro indeseable", "planeta inferior", "planeta exilio", "astro", "planeta", etc.

EXAMINANDO "MENSAJES DEL ASTRAL"
Hemos podido conseguir un ejemplar de "Mensajes del Astral", impreso en 1975 por la Editorial Kier (ver imágenes siguientes), por lo que, según este artículo de la Wikipedia, en él debería aparecer la palabra "Hercólubus" por todos lados... pero no es así.
Figura 1. Clic para agrandar.

Figura 2. Clic para agrandar.

En las 385 páginas de este libro, Hercilio Maes/Ramatis emplea 14 términos diferentes para referirse al supuesto cuerpo celeste que se acercaría a la Tierra en 1999...ninguno de ellos es Hercólubus. Los términos empleados, y las veces que aparecen en el texto, son los siguientes:

astro....................... 18 veces
astro intruso .......... 26
astro visitante ........ 1
astro depurador ...... 1
astro indeseable ..... 1
astro purificador .... 1
astro primitivo ....... 1
planeta ................... 11
planeta inferior ...... 7
planeta exilio ......... 1
planeta intruso ....... 7
planeta purificador . 2
planeta primitivo .... 2
orbe intruso ............ 1
Hercólubus ........... 0

Un ejemplo de esto lo tenemos viendo las páginas 48 y 49 de "Mensajes del Astral":
Figura 3. Páginas 48-49. Clic en imagen para agrandar.
En las 80 veces que Hercilio Maes alude en esta obra a un cuerpo celeste, NINGUNA de ellas se refiere a Hercólubus.

CAPÍTULOS CONCLUYENTES
 En "Mensajes del Astral" hay dos capítulos donde se habla con detalle de este cuerpo celeste, y es en ellos donde debería aparecer la palabra "Hercólubus" con mayor extensión y énfasis, si así lo hubiera querido el autor. Los capítulos son:

- Capítulo X: El astro intruso y su influencia sobre la Tierra (página 216).
- Capítulo XI: Los que emigrarán hacia el planeta inferior (página 241).

Los títulos lo dicen todo: ni rastro del término "Hercólubus" y, como ya hemos señalado antes, tampoco en todo su texto (ver imágenes siguientes).
Figura 4. Clic en imagen para agrandar.
Figura 5. Clic en imagen para agrandar.
CONCLUSIÓN
Otra más de sus mentiras que queda al descubierto. En resumen, los autores de este artículo de la Wikipedia contra el libro "Hercólubus o Planeta Rojo" han mentido, mienten ahora y seguirán mintiendo en el futuro. Demostrando una falta absoluta de la más mínima ética, no les importa manchar a la Wikipedia con sus extraños rencores contra V.M. Rabolú y su libro ni engañar a la opinión pública con tal de satisfacerlos. El público, que confía en el prestigio de la Wikipedia, no merece que se le trate de esta manera.

DESCARGAR VERSIÓN PDF
MEGA
Mediafire
SHA-256: F8DA4141D014052491ED08D31B3B15291F73165F723EAF35ACC75CB027E6ED28


[1] "Hercólubus: la Wikipedia miente", PDF/A. Link descarga: https://tinyurl.com/y5goo9bx
SHA-256: 5C2B39DE395FB2E8A14532CFA97731B458E7AA8C13B2F8F58C6FB5AA2600C289

miércoles, 17 de julio de 2019

Cambios en los cheksum

Hasta ahora veniamos utilizando en este blog los checksum (hashs) MD5 y SHA-1 como medio de garantizar la integridad de los archivos que se podían descargar desde aquí.
Hoy en día, ya no se consideran seguros dichos algoritmos e incluso los medios criptográficos para conseguir romperlos se han hecho más fáciles y asequibles. 

Por "romper" queremos decir que un atacante puede poner cualquier suma de comprobación MD5 y SHA-1 como válida para cualquier archivo, en vez de un valor único e irrepetible. Es decir, puede hacer pasar un PDF alterado como si fuera el original.

En el caso del MD5, se puede romper en 30 segundos usando un smartphone. Un ejemplo gráfico de esta vulnerabilidad lo tienen en la siguiente imagen:
Crédito: Redes Zone
En su lugar, se recomienda utilizar el hash SHA-256, que hoy en día se considera seguro. Por lo tanto, en los próximos días iremos sustituyendo los valores MD5 y SHA-1, presentes en este blog, por sus correspondientes valores SHA-256.