viernes, 13 de enero de 2017

Hercólubus y la Mala Ciencia

Quizás el ejemplo más extremo de estos falsos artículos “científicos” que estamos comentando a lo largo de este blog sea el titulado, “Hercólubus y la Mala Ciencia”, presente en Internet desde hace bastante tiempo en el blog Ahuramazdah:


Su autor, que firma bajo el seudónimo de “Keith Coors”, es un ingeniero físico mexicano que ha trabajado en varias instituciones de investigación en ciencia y tecnología y en algunas otras gubernamentales. Por lo tanto, al igual que en otros casos ya comentados, se supone que debería ser una persona cuyas opiniones deberían basarse siempre en sólidos principios científicos… pero lamentablemente no es así.

En su citado artículo ya se ve su ponderación científica cuando dice: “Pero, en fin. Dejo al lector la difícil tarea de leer el librito de 13 páginas sin caer en la tentación de revolcarse de la risa durante su lectura.” Esto ya avisa de lo que nos vamos a encontrar unos párrafos más adelante:
"Del sitio Galeón me gustaría comentar la pésima ciencia detrás de la siguiente afirmación contenida allí:
Conforme Hercolubus se vaya acercando a la Tierra su gigantesca fuerza de atracción gravitatoria atraerá al magma fundido hacia la superficie terrestre aumentando extraordinariamente el número e intensidad de terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, etc., que alcanzarán magnitudes nunca antes vistas por esta Humanidad.
La atracción gravitacional NO tiene predilección por ciertos tipos de materia para ejercer su efecto de atracción. Es decir, no prefiere al magma por sobre el agua de mares, lagos y ríos, o por sobre la corteza terrestre
."
Es increíble que todo un ingeniero físico, que ha trabajado – y trabaja – en instituciones de investigación, haga esta falsa afirmación. Vamos a ver, Sr. Keith Coors, la fuerza de atracción gravitatoria se ejerce de forma igual sobre la materia, pero esta NO RESPONDE IGUAL ante esa fuerza, DEPENDERÁ de su estructura molecular interna. 

Los fluidos (líquidos, gases, etc.) NO responden igual que los sólidos ya que tienen una estructura molecular diferente a ellos; la ausencia de posiciones fijas de sus átomos dentro de las moléculas le permiten moverse y cambiar de forma (o sea, fluir) fácilmente ante una fuerza de atracción externa mientras que los sólidos (con átomos en posiciones fijas dentro de sus moléculas) no lo harán en la misma extensión por tener una fuerza de cohesión mayor.

 Le vamos a proponer al Sr. Keith Coors un sencillo experimento de Física (que es su especialidad) para que lo comprenda mejor:

Tome un recipiente con agua y un tubo de goma hueco en su interior. Coloque un extremo dentro del agua del recipiente y aspire con fuerza por el otro extremo del tubo, verá que el agua asciende por dentro del tubo hasta cierta altura. Ahora haga lo mismo, pero colocando el mismo tubo sobre una piedra y aspire con la misma fuerza que antes. ¡Oh, sorpresa! La piedra no ascenderá por el interior del tubo como lo hizo antes el agua, aunque, según usted, sí debería haberlo hecho. La razón de este “misterio” es que la estructura molecular rígida de la piedra lo impide, su fuerza de aspiración (o de atracción) no es lo suficientemente fuerte como para romper la gran fuerza de cohesión del sólido piedra, mientras que sí lo es como para que el líquido agua pueda ascender dentro del tubo.

Por tanto, lo que dice ese párrafo de Galeón que usted critica, es cierto. Cuando la enorme fuerza gravitatoria del supuesto planeta Hercólubus empiece a actuar sobre la Tierra, los primeros que empezarán a reaccionar serán los fluidos terrestres, entre ellos el magma fundido (un fluido viscoso) que ascenderá por las grietas o chimeneas de la corteza terrestre provocando un aumento en el número e intensidad de las erupciones volcánicas. Igualmente, las aguas de los océanos (otro fluido) responderán ante esa fuerza de atracción de un planeta 6 veces más grande que Júpiter con enormes mareas que causarán tsunamis nunca antes vistos.

Todo lo anterior es de lo más elemental en Física y se enseña en educación secundaria (¿o es en primaria?) por lo que se supone que es más que sabido por un ingeniero en Física. Entonces, ¿cómo es posible que el Sr. Ketih Coors escriba en Internet esa falsedad científica? Pues, en mi opinión, lo más probable es la extraña alteración emocional que ha experimentado el Sr. Coors (y otros) al leer el libro “Hercólubus o Planeta Rojo”, la cual les anula temporalmente su capacidad razonativa. Prueba de esto la tenemos cuando, una vez pasado ese desorden emocional, el Sr. Coors dice más adelante en su citado artículo:
“Es bien sabido que cuando se combina la atracción gravitacional del Sol y de la Luna, se presentan mareas que pueden hacer subir el nivel del agua en alta mar con una amplitud menor que 1 metro. En cambio, cerca de las costas la amplitud es generalmente mayor y en algunos casos alcanza o sobrepasa los 10 metros, como en la Bahía de Fundy. Las fuerzas de gravedad que provocan las mareas de los océanos también deforman la corteza terrestre. La deformación es importante y la amplitud de la marea terrestre llega a unos 25 a 30 cm en sizigia y casi 50 cm durante los equinoccios."
 O sea, usted mismo reconoce que, ante la misma fuerza gravitacional del Sol y la Luna, el agua del mar y la sólida corteza terrestre NO reaccionan de la misma manera: el agua (un líquido) sube entre 1 y 10 metros y la corteza terrestre (un sólido) entre 0,25 y 0,50 metros…lo mismo que dice el artículo de Galeón sobre el magma fundido y la atracción del supuesto planeta Hercólubus, al que usted califica incorrectamente como “pésima ciencia”.

DESCARGAR ESTE ARTÍCULO
PDF 
MEGA - Mediafire
MD5: DF1FEF52E79A2A375C7DC116764510D9
SHA-1:74261D7643EE4D004E0DEF2F8A05B53B3F286330
EPUB
MEGA - Mediafire
MD5: 1FA18ED0F262FDB85C50F9BD66124352
SHA-1: 765B909368E9443A2D41BBD581D18D0CD0C4F540
MOBI
MEGA - Mediafire
MD5: E0225A28F048818B06E7C372931D7D80
SHA-1: CF0A20BC946275CD0CCAE40F31FFB1D5A7D54426

No hay comentarios:

Publicar un comentario