martes, 25 de julio de 2017

Astrónomos españoles presentan nuevas pruebas

Recientemente se han hecho críticas sobre la posible exixtencia del Noveno Planeta señalando que han habido sesgos observacionales en las investigaciones sobre objetos lejanos del Cinturón de Kuiper (KBOs) que apoyan esas hipótesis. Es decir, que se han observado grupos de KBOs anómalos que no representan al conjunto de esos objetos en general.

Sin embargo, recientemente dos astrónomos españoles de la Universidad Complutense de Madrid (España), Carlos y Raúl De la Fuente Marcos, conocidos investigadores en el campo del Noveno Planeta, han empleado un novedosa técnica, menos expuesta a los sesgos observacionales, para estudiar varios Objetos Trans-Neptunianos Extremos (ETNOs, otra forma de llamar a los KBOs), situados a más de 150 UA y que nunca cruzan la órbita de Neptuno.

En un artículo publicado en julio de 2017 en la revista "Monthly Notices of the Royal Astronomical Society", los hermanos De la Fuente Marcos analizaron por primera vez las distancias a las que se encuentran los nodos de 28 ETNOs y 24 planetoides centauros (situados estos a análogas distancias del Sol). 
  • Los centauros son un tipo de cuerpos menores del sistema solar que se caracterizan por comportarse tanto como asteroides como cometas. Orbitan alrededor del Sol, entre Júpiter y Neptuno, cruzando las órbitas de los gigantes gaseosos.  
Los nodos son los dos puntos en los que la órbita de un cuerpo celeste cruza el plano del sistema solar. En esos puntos es máxima la probabilidad de verse afectados por otros objetos y, por tanto, experimentar cambios drásticos en su órbita.

"Si no hay nada que los perturbe, los nodos de estos objetos trans-neptunianos deberían estar uniformemente espaciados, ya que no hay nada de lo que huir, pero si hay uno o más perturbadores se pueden producir dos situaciones", explica Carlos De la Fuente. "Una posibilidad es que los ETNOs sean estables y, en este caso, tenderán a tener sus nodos alejados de la presencia de posibles perturbadores -añade- pero, si son inestables, se comportarán como lo hacen, por ejemplo, los cometas que interactúan con Júpiter: tienden aa tener uno de los nodos próximo a la órbita del hipotético perturbador".
Imagen artística ETNO (Crédito: NASA)
"Suponiendo que los ETNos son dinámicamente análogos a los cometas que interactúan con Júpiter, nosotros interpretamos estos resultados como indicativos de la presencia de un planeta que está interactuando activamente con ellos en un rango de distancia de entre 300-400 UA", destaca De la Fuente Marcos, quien subraya: "Creemos que lo que detectamos aquí no puede atribuirse a la presencia de sesgos observacionales".

RESULTADOS COHERENTES
Los autores de este trabajo de investigación señalan que su estudio apoya la existencia de un objeto planetario dentro del rango de parámetros considerados, tanto en la hipótesis del Planeta Nueve de Mike Brown y Kontanstine Batygin del Caltech, como de la original propuesta en 2014 por Scott Sheppard (Institución Carnegie) y Chadwick Trujillo (Universidad Norte Arizona), además de seguir la línea de sus estudios anteriores, que plantean que hay más de un planeta desconocido en nuestro sistema solar.
Fuente: Agencia Sync

No hay comentarios:

Publicar un comentario