domingo, 16 de julio de 2017

Breve historia del Planeta X/Planeta 9

Aunque el interés actual por la posible existencia del Planeta 9 (ex Planeta X) comenzó a raíz del trabajo que Mike Brown y Konstantine Batying publicaron en enero de 2016, no fueron los únicos en hacer esta llamativa propuesta.

Veremos a continuación un breve historia de esta búsqueda:

1999
Los astrónomos John Matese, Daniel Whitmire y Patrick Whitman estudiaron las órbitas de más de 80 cometas de largo período orbital (>200 años) y descubrieron que su orientación en el espacio no era completamente aleatoria (como debería de ser) sino que parecía que partían de una zona concreta. Este hecho lo atribuyeron a la presencia de un hipotético planeta gaseoso situado en la Nube de Oort, en el borde exterior del Sistema Solar, al que llamaron "Tyche". Este planeta sería 4 veces mayor que Júpiter y estaría situado a unas 15.000 UA con un período orbital de 1,8 millones de años.

En el mismo año, el astrónomo John Murray llegó al mismo resultado estudiando las órbitas de 13 cometas de largo período. El planeta que propone sería varias veces más grande que Júpiter, estaría a unas 30.000 UA y su período orbital sería de unos 6 millones de años.

2003
Mike Brown, Chad Trujillo y David Rabinowitz descubren el KBO 2003VB12, más tarde conocido como "Sedna", un cuerpo helado con un diámetro la mitad de la Luna y con una gran y enorme órbita excéntica que le lleva a estar a 76 UA, en su punto más cercano al Sol (perihelio), y a unas 937 UA en su punto más lejano (afelio). Esta clase de órbita (que presentan otros numerosos KBOs) no encajan con los modelos aceptados de nuestro sistema solar, lo que llevó a Mike Brown y colb. a proponer como causa la influencia de un objeto masivo desconocido hasta ahora.
 Clic en imagen para agrandar
2008
Tadashi Mukai, profesor de la Universidad de Kobe (Japón), y Patryk Sofia Lykawka elaboraron un modelo para explicar las órbitas elípticas con grandes excentricidades que mostraban un elevado número de objetos del Cinturón de Kuiper (KBOs). En su artículo publicado en la revista "Astrophysics Journal" proponían la presencia de un planeta con una masa del 70% de la Tierra, orbitando a >100 UA con un ángulo entre 20-40º respecto de la eclíptica.

2012
El astrónomo brasileño, Rodney Gomes, presentó en la reunión de la División de Dinámica Astronómica de la American Astronomical Society, celebrada en mayo de 2012 en Timberline Lodge, (Oregón, EE.UU.), un trabajo en el que analizó las órbitas de 92 objetos del Cinturón de Kuiper (KBOs) y luego comparó sus resultados con modelos por computadora sobre la forma en que deberían distribuirse esos cuerpos con y sin un nuevo planeta. La conclusión a la que llegó es que, si no hay un mundo distante, los modelos no producen las órbitas tan alargadas que vemos en seis de los objetos. Gomes cree que este efecto podría estar causado por un planeta unas 4 veces más grande que la Tierra, situado a unas 1.500 UA.
¡CENSURADO!
Este trabajo de investigación no gustó nada a los astrónomos americanos, hasta el punto que el nombre de Rodney Gomes, y el título del trabajo que presentó, fueron borrados de la lista de conferenciantes en el website de esa reunión de la American Astronomical Society.
Afortunadamente, el National Geographic (y otros periódicos de ese tiempo) se hizo eco del trabajo de Rodney Gomes en el artículo, “New Planet Found in Our Solar System?”, firmado por Richard A. Lovett el 12 de mayo de 2012. Otro triste ejemplo de prejuicios irracionales que tan frecuentes son en la ciencia.

2014
Chad Trujillo y Scott Sepphard descubren el KBO extremo 2012VP113, con 450 km de diámetro y una órbita elíptica muy excentrica (80UA - 440UA). Según el modelo standar actual del Sistema Solar, ese cuerpo no debería esta ahí (al igual que Sedna). Trujillo y Sheppard también observaron que 2012VP113 y Sedna tenían parámetros comunes con otros 10 objetos parecidos. Esto les llevó a  proponer la existencia de un planeta con una masa 15 veces la de la Tierra y a unas 250 UA del Sol como la causa de que esos 12 objetos tuvieran sus perihelios agrupados.
 Crédito imagen: Richard Brown


Los astrónomos españoles Carlos y Raúl de la Fuente Marcos estudiaron el comportamiento de 13 KBOs extremos bajo el efecto de llamado "mecanismo Kozai", relacionado con la perturbación gravitacional que ejerce un cuerpo grande sobre la órbita de otro mucho más pequeño y lejano. Sus resultados, publicados en dos artículos en la revista "Monthly Noticas of the Royal Astronomical Society Letters", 443(1): L59-L63, 2014, les llevaron a considerar que fuerzas desconocidas están alterando la distribución de los elementos orbitales de los KBOs extremos estudiados. La explicación más probable que encontraron para este comportamiento anómalo es la presencia de, al menos, dos planetas desconocidos en los confines del Sistema Solar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario