miércoles, 19 de julio de 2017

Dos asteroides lejanos señalan a un planeta desconocido

Un equipo de investigación, liderado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), en colaboración con los hermanos De la Fuente Marcos, de la Universidad Complutense de Madrid (España), han dado un paso más en la caraterización física de los KBOs lejanos para ayudar a conformar o no la hipótesis de un nuevo planeta en nuestro sistema solar.

En un artículo publicado en  la revista científica "Monthly Notices of the Royal Astronomical Society" (07/01/2017), Julia de León y los hermanos Carlos y Raúl De la Fuente Marcos llevaron a cabo las primeras observaciones espectroscópicas de los obsjetos 2004VN112 y 2013RF98, ambos muy interesantes pues sus órbitas son casi idénticas y sus polos orbitales están muy juntos. Esto sugiere un origen común y sus órbitas actuales podrían ser causadas por la influencia de un hipotético Noveno Planeta.

Las observaciones espectroscópicas, en el rango visible, se realizaron usando el espectrógrafo OSIRIS del Gran Telescopio CANARIAS (GTC), ubicado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafía, La Palma, España). 
Espectógrafo OSIRIS (crédito: Gran Telescopio CANARIAS)
Los valores obtenidos de 2004 VN112 y 2013 RF98 son prácticamente idénticos y similares a los observados mediante fotometría de otros dos objetos transneptunianos extremos, 2000 CR105 y 2012 VP113. Estos cinco objetos forman parte del grupo de los siete utilizados para plantear la hipótesis del Planeta Nueve, lo que sugiere que todos deben tener una región de origen común.

Dado que las pendientes espectrales similares observadas del par 2004 VN112 - 2013 RF98 sugieren un origen físico común –explica Julia de León, primera autora de la investigación y astrofísica del IAC–, nos planteamos la posibilidad de que hubieran sido en su día un asteroide binario que quedó desligado por un encuentro con un objeto más masivo”.

Para validar esta hipótesis, el equipo hizo miles de simulaciones numéricas, para ver cómo se separan los polos orbitales con el tiempo. Los resultados sugieren que un posible Planeta Nueve, con una masa de entre 10 y 20 masas terrestres orbitando el Sol a una distancia media de entre 300 y 600 UA, podría haber desviado el par 2004 VN112 – 2013 RF98  hace unos 5 a 10 millones de años.

De esta forma, se explicaría cómo estos dos asteroides, en un principio girando uno alrededor del otro, fueron separando sus órbitas poco a poco al haberse acercado a un objeto mucho más masivo en un determinado momento: el Planeta Nueve.

Fuente: SINC

No hay comentarios:

Publicar un comentario