jueves, 19 de octubre de 2017

Nueva prueba de la existencia del Planeta 9

Un estudio reciente aporta nuevas pruebas indirectas de la existencia de un gran planeta en el exterior del Sistema Solar.

El trabajo publicado en "The Astronomical Journal", Vol. 154, Nº 2, por un equipo científico liderado por la estudiante de postgrado, Juliette Becker, de la Universidad de Michigan (EE.UU.) aborda el problema de la extrañas órbitas de ocho objetos más allá del Cinturón de Kuiper (Objetos Trans Neptunianos o TNO), pero desde el punto de vista de la estabilidad de sus órbitas.

El nuevo trabajo sugiere que el Planeta Nueve también puede ejercer una influencia estabilizadora en estos cuerpos, evitando que sean expulsados ​​del Sistema Solar por interacciones con Neptuno, a cuya órbita se acercan algunas veces. "Sedna se encuentra en una órbita estable - comenta Juliette Becker -  pero otros cuerpos están en órbitas tan fácilmente afectadas por Neptuno que deberían haber sido eliminados de la órbita (y potencialmente arrojados hacia el Sol, colisionar con otro planeta, o ser expulsados completamente del Sistema Solar) en tan solo 10 millones de años. Y, sin embargo, 4.500 millones de años después del nacimiento del Sistema Solar, aún están aquí para que los veamos".

"Es un misterio - dice - hasta que agregué el Planeta Nueve en la ecuación. Entonces, las interacciones con el Planeta Nueve amortiguan el efecto de los ocasionales empujones gravitacionales de Neptuno". "En lugar de ser expulsado del Sistema Solar, el objeto se dirige a una nueva órbita", dijo en una reunión de la American Astronomical Society’s Division for Planetary Sciences en Provo, Utah, el 7 de octubre de 2017. "El Planeta Nueve mejora la estabilidad dinámica de estos objetos".

Para llegar a estas conclusiones, Juliette Becker y colaboradores, realizaron un gran número de simulaciones por computadora que les llevaron a los investigadores a realizar dos hallazgos:

Primero, los investigadores establecieron una versión del Planeta 9 que probablemente causaría que nuestro Sistema Solar se vea como lo hace actualmente, evitando que los TNOs sean destruidos o expulsados del Sistema Solar.

En segundo lugar, las simulaciones predicen que hay un proceso que llama "salto de resonancia" por el cual un TNO salta entre órbitas estables. Este proceso puede evitar que los TNOs sean expulsados del Sistema Solar.

Los investigadores realizaron varias simulaciones y, en cada una, probaron diferentes versiones del Planeta 9 para ver si esa versión del planeta, con sus fuerzas gravitacionales, daba como resultado la misma versión del Sistema Solar que vemos hoy en día. Becker dijo: "A partir de ese conjunto de simulaciones, descubrimos que existen versiones preferidas de Planet 9 que hacen que el TNO permanezca estable durante más tiempo, por lo que básicamente aumenta la probabilidad de que nuestro sistema solar exista de la forma en que lo hace".
 Crédito imagen: Inquisitr
 Dado que no todas las órbitas posibles del Planeta Nueve tienen ese efecto estabilizador, y que se sabe que debe estar en una órbita que incline a los TNOs, estos dos efectos - órbitas inclinadas y estabilizadas- se pueden usar para estrechar más aún las zonas del cielo donde buscar a este escurridizo planeta.

Así mismo, Juliette Becker anunció que los astrónomos que revisan imágenes de un programa de búsqueda celeste, conocido como Dark Energy Survey,  han encontrado un noveno TNO similar a los otros ocho. Apodado Caju (la palabra portuguesa para "anacardo") se encuentra en una órbita altamente excéntrica  a una distancia promedia de 450 U.A. "Sobre la base de su brillo, probablemente sea del orden de 480 kilómetros de diámetro", agregó Becker, aunque señaló que esto es solo una estimación.

Los nuevos descubrimientos son emocionantes porque ayudarán a los astrónomos a encontrar el Planeta Nueve, si es que existe, comentó Mike Brown, un científico planetario del Instituto Tecnológico de California en Pasadena, California, que no formó parte del equipo de estudio.

Tan pronto como se publiquen los datos técnicos, dice, su equipo lo incluirá en sus cálculos de dónde buscar el Planeta Nueve lo mejor posible. Y el descubrimiento de Caju, agrega, casi seguramente ayudará a refinar la región de búsqueda primaria, porque hay tan pocos conocidos TNO afectados por el Planeta Nueve que la adición de uno más definitivamente ayudará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario