jueves, 25 de enero de 2018

Ciclo Mortal (I)

 Todavía se estaba en pleno debate del trabajo de Walter Álvarez, y el equipo de la Universidad de Berkely, sobre la desaparición de los dinosaurios por el impacto de un gran asteroide, cuando otro artículo científico vino a sacudir la doctrina oficial del "gradualismo" (todos los cambios geológicos y biológicos se producen lentamente y por causas terrestres).

En 1984, los paleontólogos, David M. Raup y J. John Sepkoski, de la Universidad de Chicago, EE.UU.) publicaron su trabajo "Periodicity of extintions in the geologic past" (Proceedings National Academy Science USA, vol. 81, pp. 801-805, febrero 1984). Estudiaron estadísticamente la distribución temporal de las grandes extinciones de familias de fósiles marinos en los últimos 250 millones de años.
J. Sepkoski (izquierda) y David Raup (derecha), década 1980
Crédito imagen : Universidad de Chicago
Sus resultados indicaban que los 12 eventos conocidos de extinción de estos fósiles tenían una periodicidad estadísticamente significativa, con un intervalo medio entre extinciones de 26 millones de años. Ver gráfica siguiente:
Círculo rojo: extinción del Cretácico (dinosaurios), círculo azul: extinción Eoceno.
 Crédito imagen: Lawrence Berkeley National Lab/HercoBlog
 En esta gráfica se puede ver que dos de los eventos de extinción masiva coinciden con los que han sido asociados con impactos de grandes meteoritos: el del Cretácico/Terciario y Eoceno/Oligoceno. Evidentemente, no hay causas terrestres que puedan explicar esta periodicidad, por lo que Raup&Sepkoski propusieron en sus conclusiones (aunque de forma prudente), que posiblemente se debía a causas extraterrestres.

Es fácil imaginar el revuelo que provocó este artículo en la comunidad científica. Ahora resultaba que la catástrofe del Cretácico no era un hecho aislado, ni siquiera aleatorio, sino parece que se repite en el tiempo, como un ciclo mortal, cada 26 millones de años.
Más pruebas
En 2010, Adrian L. Melott (Universidad de Kansas) y Richard K. Bambach (National Museum Natural History, EE.UU.), hicieron una comprobación [1] de la periodicidad de Raup&Sepkoski pero ampliando el estudio a 542 millones de años (el doble del trabajo anterior) y empleando una nueva escala de tiempo geológico, mas moderna y mejorada, (Gradstein et al., 2004).

Sus resultados confirmaron una periodicidad, extremadamente regular, en extinciones cada 27 millones de años. Esta leve diferencia, respecto del valor anterior, era de esperar puesto que la nueva escala de tiempo empleada era un 3% mayor que la de Raup&Sepkoski.
Los pequeños puntos circulares representan eventos de extinciones masivas y las líneas verticales intervalos de 27 millones de años. 10 de las 19 extinciones representadas caen dentro del intervalo de 27(+/-3) millones de años. Los mismos resultados obtuvieron Melott&Bambach en trabajos posteriores [2] [3] [4] con la más reciente escala de tiempo geológico (Gradstein et al., 2012).
 Fuente: Melott&Bambach, 2014 [3]
Conclusión
Así pues, durante 33 años la literatura científica sigue manteniendo como muy posible la periodicidad de extinciones masivas cada 26-27 millones de años, periodicidad que ha sobrevivido a dos importantes cambios de escala de tiempo geológico. Como veremos más adelante, hay otras pruebas que apoyan esta hipótesis.

REFERENCIAS
[1]  "Nemesis reconsidered", Melott, A.L., Bambach, R.K., Monthly Notices Royal Astronomic Society Letters, 407, L99-L102, 2010, 
[2] "Do periodicities in extinction - with possible astronomical connections- survive a revision of the geological timascale?", Melott, A.L., Bambach, R.K., The Astrophysical Journal, 773:6 (5pp), 2013.
[3] "Analysis of periodicity of extinction using the 2012 geological timescale", Melott, A.L., Bambach, R.K., Paleobiology vol 40(2):177-196, 2014.
[4] "Comments on: Periodicity in the extinction rate y possible astronomical causes - comment on mass extinctions over the last 500 myr: an astronomical cause? (Erlykin et al.)", Melott, A.L., Bambach, R.K., Paleobiology, vol 60:911-920. 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario