jueves, 1 de febrero de 2018

Némesis: la Estrella de la Muerte

Después del artículo de Walter Álvarez sobre el impacto de un meteorito en Yucatán (México) y el de Raup&Sepkoski sobre las extinciones masivas periódicas de seres vivos, en la década de 1980 hubo una notable actividad científica en busca de las causas extraterrestres que podían explicar esas extinciones masivas tan regulares. 

Está búsqueda se orientó en dos direcciones: una estrella desconocida, compañera del Sol, y un gigantesco planeta sin descubir. Ambos cuerpos tendrían una órbita elíptica que los acercaría cada 26-27 millones de años al Sistema Solar perturbando la Nube de Oort, lo que provocaría una lluvia de cometas, algunos de los cuales impactaría contra la Tierra.

El primero en proponer la existencia de una estrella binaria con el Sol (a la que llamó "Némesis") fue el Dr. Richard A. Muller, de la Universidad de California (Berkely, EE.UU.) en 1984, quien publicó todo el proceso de gestación, investigación y conclusión  de esta idea en un libro dedicado al público en general. Este libro, titulado "Nemesis. The Death Star" ("Némesis. La Estrella de la Muerte"), se publicó por primera vez en 1988 y sólo tuvo dos reediciones en 1989 y 1990, todas en idioma inglés.

Hoy en día, este libro no está disponible pero, afortunadamente, hemos encontrado en Internet una traducción al español en formato PDF.
Disponible en:
Slideshare - MEGA - Mediafire - Zona Download
MD5: B177A3D890590D5AB353E02F09D89B79
SHA-1: E255F20E26EF7F9DF0EA326335B37CF8163EC786

Aunque iremos tratando este tema en futuras entradas de este blog, recomendamos la lectura de este muy interesante libro para tener una mayor comprensión de esta cuestión.
Némesis no es Hercólubus
Como nota curiosa, hay que comentar que algunos partidarios del planeta Hercólubus comentan por Internet que éste era conocido por los antiguos griegos como "Némesis", lo cual no es cierto en absoluto. Si alguna cultura antigua es conocida en profundidad es precisamente la cultura griega, y no hay ninguna prueba de que, en aquella época, se tuviera conocimiento del acercamiento periódico de un gigantesco planeta que provocaba catastrófes en la Tierra.
 Diosa Némesis (Museo del Louvre). Crédito imagen: Wikipedia.
"Némesis" era un simple diosa del panteón griego, que representaba la justicia retributiva que castigaba a los que no obedecían a aquellas personas con derecho a mandarlas y, sobre todo, a los hijos que no obedecían a sus padres. Recibía los votos y juramentos secretos de su amor y vengaba a los amantes infelices o desgraciados por el perjurio o la infidelidad de su amante. Por otro lado, como ya hemos señalado, el "Némesis" de Richard Muller en 1988 se refiere a una estrella y no a un planeta.

Transcribimos a continuación el párrafo de este libro donde Richard Muller cuenta cómo se le ocurrió este nombre:

"Al día siguiente le mostré a Marc la nota de pie de página. Le gustó y, para mi sorpresa y deleite, no sugirió suprimirlo. A Piet también le gustó. Se leía esto:

Cuando se encuentre a la (estrella) compañera, sugerimos que sea nombrada “Némesis”, en honor a la diosa griega que persigue implacablemente a los excesivamente ricos, orgullosos y poderosos. Los nombres alternativos son: Kali, lo "negro", en honor a la diosa hindú de la muerte y la destrucción que, sin embargo, es infinitamente generosa y amable con los que la aman; Indra, en honor del dios védico de las tormentas y de la guerra, que usa un rayo (¿un cometa?) para matar a una serpiente (¿un dinosaurio?), liberando así aguas vivificantes de las montañas; y, finalmente, Jorge, en honor del santo que mató al dragón. Nos preocupa que, si la compañera no se encuentra, este artículo será nuestro Némesis"
.
"Némesis. La Estrella de la Muerte", cap. 10, "Eureka"

No hay comentarios:

Publicar un comentario