jueves, 26 de abril de 2018

Un Gigante en Casa

Otra de las críticas que se hacen a la posible existencia del planeta Hercólubus, tal como aparece descrito en el libro "Hercólubus o Planeta Rojo" de V.M. Rabolú, es que, en su acercamiento a la Tierra, tendría que atravesar el interior del Sistema Solar y, por tanto, alteraría en gran medida las órbitas de los demás planetas, perdiendo la configuración que tienen hoy en día. Como esto no ha sucedido, pues el planeta Hercólubus no puede existir.

Jack J. Hills
Esta crítica, que parece razonable e incluso es compartida por algún reputado astrónomo, está hecha a primera vista, sin haber realizado previamente un estudio científico detalladoEso fue lo hizo en 1985, Jack. J. Hills, un prestigioso astrónomo que ha trabajado en Los Alamos National Laboratory (New Mexico, EE.UU.).

En esa época, en la que estaba de plena vigencia la hipótesis de Némesis, la estrella compañera del Sol, publicó el artículo científico, "The Passage of a "Nemesis"-Like Object Throught the Planetary System", "(El paso de un objeto tipo "Némesis" a través del sistema planetario") en el The Astronomical Journal, volumen 90, número 9, septiembre 1985.

Una de las conclusiones de este trabajo fue que, para evitar que nuestro sistema planetario se viera alterado gravitacionalmente, no podía entrar en él una estrella marrón con una masa mayor que 50 masas de Júpiter (Mj). Este resultado coincide con el publicado en 2005 por los investigadores indúes Varun Bhalerao y M.N. Vahia ("Mass limit on Nemesis", Varun Bhalerao, M.N. Vahia, Bulletin Astromical Society India, 33, 27-33, 2005) donde proponían que, si el supuesto sistema binario Sol-Némesis tiene un periodo de 27 millones de años, el Sol no puede tener una estrella compañera con una masa mayor que 44Mj.
Recreación artística de Némesis. Crédito: Periódico ABC
Otra conclusión muy interesante del artículo de Jack Hills es  que objetos con masa menor que 10Mj podrían atravesar nuestro sistema planetario sin causar un daño significativo en las órbitas de los planetas. Según V.M. Rabolú, el planeta Hercólubus es 5 ó 6 veces más grande que el planeta Júpiter, es decir, tendría una masa 5 - 6 mayor que Júpiter, suponiendo que tuviera la misma densidad. Esta masa es inferior al límite de 10Mj de Jack Hills, por lo que Hercólubus podría acercarse a la Tierra sin pertubar apreciablemente las órbitas de los demás planetas.

Hay otros dos factores que pueden contribuir a facilitar este paso de Hercólubus: el ángulo de acercamiento a la Tierra y la alineación que presenten los demás planetas en ese momento.

ALINEACIONES PLANETARIAS
Por "alineación planetaria" se entiende el agrupamiento de dos o más planetas en una zona reducida del espacio siguiendo una línea más o menos recta. Hay muchas clases de alineaciones planetarias que se diferencian en el número de planetas que intervienen y la mayor o menor anchura de la zona de agrupamiento.

Las alineaciones que más nos interesan son aquellas que presentan el mayor número de planetas agrupados en una zona estrecha y en el lado opuesto del Sol respecto a la Tierra. Tomemos, por ejemplo, la alineación planetaria que se dará el 8 de septiembre de 2040. En ese momento, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno estarán alineados en lado opuesto del Sol en una zona de unos 9º de amplia. Ver imagen siguiente:
Clic en imagen para ampliar

Como ya sabemos, todos los planetas se mueven, más o menos, en el mismo plano que la Tierra (la eclíptica). Así pues, si el planeta Hercólubus se acerca a nuestro planeta en un ángulo de 90º respecto su plano de giro, su distancia respecto al resto de los planetas será la máxima posible, disminuyendo así su influencia gravitatoria sobre ellos. Por otro lado, como estos planetas están detrás del Sol, su inmensa masa les servirá de pantalla anti-gravedad contra la acción de Hercólubus.
Clic en imagen para ampliar
Ampliamos la parte central de la imagen para un visionado mejor:
Clic en imagen para ampliar
Así pues, sí que es posible que el planeta Hercólubus, propuesto por V.M. Rabolú, se acerque a la Tierra sin distorsionar las órbitas de los demás planetas.

1 comentario:

  1. Holla
    Yo creo, por el momiento, que Nêmesis es el mismo Sol Tylar y la misma estrella Scholz, la cual se encuentra muy cerca del punto del cielo donde los astrónomos buscan al Planeta Nueve. Es de essa misma region tambien que vienen los sungrazers.

    ResponderEliminar